Pin It

Latinoamérica pierde US$ 4.000 millones al año por piratería

Este miércoles 10 de agosto la lucha contra la piratería desembarcó en Argentina con la quinta fecha del TTV Summit. El encuentro superó las expectativas en convocatoria con la asistencia de casi 200 personas, que colmaron la sala Posadas del Hyatt Palacio Duhau de la Ciudad de Buenos Aires.

El evento comenzó con un panel de Tomás Gennari de BB-Business Bureau que ilustró en cifras el impacto de la piratería en Argentina. La más impactante detalla la cantidad de dinero que pierden todos los actores como consecuencia de la piratería: alrededor de US$ 4.000 millones al año.

Nuestro Informe y cobertura: Infosertec

Según la consultora, en el país hay 1,4 millones de hogares que cuentan con servicios pirata de TV paga. Las cifras de piratería y subreportaje ascienden a 15% y 12%, respectivamente.

En lo que respecta a piratería en internet, Gennari reveló: “El 51% de los hogares de Argentina tiene banda ancha fija. De los hogares que tienen internet, uno de cada cuatro usa al menos una plataforma pirata. Uno de cada cuatro hogares se pierde en la industria”.

La situación de la TV paga

Francisco Barreto, VP General Counsel & Corporate Affairs de Directv de Argentina, dio su perspectiva como operador y destacó las iniciativas de la empresa. “Entre las cosas que hacemos para combatir está la oferta que actualmente tenemos con paquetes de tecnología más accesible. Existen soluciones para el que no puede pagar paquetes full, y pueda elegir paquetes de acuerdo a sus ingresos”.

Además habló del marco legal en el país e insistió en modificar la Ley de 1989: “Hay que derogar esa Ley que tenemos en Argentina que habla acerca del derecho de recibir gratuitamente señales abiertas. Todos los jueces la entienden distorsionando el sentido de esa Ley, como que las señales son libres. Hay que cambiar esta ley. Apariencia y legitimidad es un concepto que hay que empezar a revisar”.

La piratería en la nueva Ley de Medios

Uno de los paneles más esperados contó con la participación de autoridades de entes reguladores y judiciales de Argentina. Durante este segmento, Silvina Giudici, titular del nuevo Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) del país, repasó los traspiés que ha vivido el país para lograr una ley de comunicación y telecomunicaciones.

“La ley de medios 26.522 de 2009 se impuso; fue una oportunidad perdida para la convergencia. Luego en 2014 hubo un cambio de reglas de juego de un día para el otro, esto no garantizaba la seguridad jurídica”, aseguró Giuduci.

Y destacó el deber del nuevo Enacom, a quien ahora le encomendaron la redacción de una nueva ley de comunicaciones bajo el concepto de la convergencia.

“Propone neutralidad de redes, en el mismo decreto se establece la redaccion de una nueva ley, una ley distinta para las comunicaciones convergentes, por primera vez se habla de convergencia”, aseguró la titular de Enacom.

Por su parte, el fiscal de Buenos Aires Federico Villalba destacó puso la ley uruguaya como un ejemplo de regulación breve y práctico y aseguró que tanto Argentina como los demás países de la región deberían seguir por el mismo camino ya que “aporta a la lucha contra la piratería”.

Sergio Piris, jefe de Asuntos Legales Clandestinidad y Delitos en Tecnologías de Cablevisión, coincidió con Villalba en su panel de la industria: “Uruguay está trabajando su nueva Ley de Medios. Ellos tienen un artículo que trata sobre la piratería. En Argentina nunca tuvimos un artículo sobre el tema. En la mente de nuestros legisladores argentinos no está la ley antipirateria”.

La piratería en internet

Marta Ochoa de la Alianza contra la Piratería de TV Paga reveló más cifras sobre las pérdidas para la industria por piratería en internet: “Argentina tiene 32 millones de usuarios de internet, y 10 millones de usuarios piratas”.

“Aunque no lo crean, el pirata no es sólo una persona subiendo contenido pirata, sino que también forman parte aquellos servidores que rentan sus espacios para la difusión de contenidos piratas”, agregó la ejecutiva.

Ochoa destacó algunas iniciativas que encaró la Alianza para combatir esta problemática: “Estamos trabajando en conjunto con Mercado Pago y PayPal ya que hemos detectado que los pagos a servidores que luego ofrecen contenido pirata, se realizan a través de comercio electrónico. La idea es trabajar en conjunto lo mejor posible para frenar estas acciones”.

Además, Ygor Valerio de la Motion Pictures Association of America (MPAA) expuso la problemática de los sitios web de contenido pirata y destacó la magnitud de su alcance. “En un año, Argentina, Chile, Colombia, México y Perú, con sólo 50 mayores sitios piratas reciben 2,5 billones de visitas, alrededor de un décimo de lo que recibe Google, este volumen causa un daño enorme a la cadena audiovisual”.

Por su parte, Antonio Salles Neto, coordinador del Núcleo de Protección de Contenido de ABTA de Brasil, quien acompañó a Valerio en el panel de piratería en internet, hizo hincapié en la importancia de trabajar en equipo con organismos gubernamentales de la región.

“No hay un remedio de corto plazo para combatir estos males. Se va etapa por etapa, juntar no solo las compañías sino también los gobiernos para avanzar en el entendimiento legal”.

El evento culminó con una mesa de trabajo donde programadores, operadores, reguladores y autoridades locales e internacionales debatieron sobre esta problemática.

“Me encantaría contar ya con leyes que abarquen todo, pero a veces los pequeños pasos que damos son muy efectivos, la idea de este memo es llevar a que tengamos ideas simples, rápidas y prácticas a corto plazo”, concluyó la ejecutiva en la mesa de trabajo.

Author: arielmcorg

Share This Post On
  • Marcelo Poli

    La vieja discusión: No pierde U$S 4.000 millones al año porque no todos los que piratean comprarían el producto.
    Por ejemplo, si yo no pudiera piratear Zootopia, esperaría un par de años a que la pasen en cable. O sea, no perdieron un mango.
    De la misma forma que cuando antes todos grababan cassettes de la radio. No todos hubieran comprado el disco.

    Aparte, lo lógico sería decir que “dejaron de ganar” porque no tuvieron que poner los U$S 4.000 millones de su bolsillo.

A %d blogueros les gusta esto: